Tradición que brinda paz

GEDC5521~1Es el tejido a mano uno de los oficios que practicaban muchas mujeres en el siglo 19 y 20. En nuestros tiempos es casi nulo, pero resulta que en Santa Cruz del Sur existen féminas que aún dedican horas a esta paciente labor.

Una de ellas es Nancy Barreiro Sánchez, quien con más de 5 décadas de vida teje una y otra vez porque le gusta. Sentada en su humilde pero agradable hogar, me dijo que desde los 8 años aprendió el oficio, al igual que sus 3 hermanas.

GEDC5513~1

“Tejo por amor y lo haré hasta el último de mis días, agregó ella, mientras mostraba lo realizado, fácil de apreciar tanto en cortinas, balances, sobrecamas y adornos que dan vista a su fresca casita, ubicada a la entrada de la ciudad cabecera santacruceña donde lleva poco tiempo.

GEDC5509~1

Con anterioridad esta sencilla mujer de ojos claros, tejió gran variedad de piezas. Vivía entonces en el poblado de Haití, cuando compartió el oficio con el de pastora de ovejas, labor que también quedó plasmada en uno de sus trabajos.

GEDC5517~1

“Para mí cada pieza que hago es una experiencia nueva”, expresó, a la vez que conocí de su presencia en eventos municipales, provinciales y nacionales donde compartió con otros de diferentes países, lo que constituyó para ella una experiencia muy bonita.

GEDC5508~1

Nancy no estudió en academia para aprender a tejer. Simplemente hace con sus manos lo que viene a su mente, mira revistas y así se va perfeccionando hasta obtener la obra que desea.

GEDC5512~1Además de lo observado con anterioridad,

como resultado de su imaginación nacieron cortinas, manteles, macramé, juegos de falda y pantalón, vestidos, canastillas y bolsos que han estado presentes en sus exposiciones y ahora poseen los miembros de su familia.

GEDC5524~1

Como toda ama da casa, la tejedora, como le llamamos cariñosamente, no dispone de todo el tiempo para el tejido, simplemente aprovecha las horas libres para descargar su imaginación en el hilo, como dijo casi al término de la conversación.

Con el rostro amable que a ella caracteriza, me comunicó que está dispuesta a enseñar su oficio a todo el que quiera aprender,

aunque coGEDC5523~1n anterioridad impartió un curso en las secundarias básicas de Santa Cruz del Sur y en la de Haití.

“El tejido es para mí algo grandioso que Dios puso en mi corazón, por eso no lo quiero para mí sola, sino para otros que también como yo, puedan convertirse en tejedoras”.

Esta entrada fue publicada en Trabajos Manuales y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s